Emociones Encontradas

Hola mundo!

En ocasiones pasan cosas, cosas que desde el primer momento hacen que tu piel se erice y tu corazón vaya cada vez más rápido liberando así todas las emociones que llevamos dentro. Ayer viernes fue uno de esos días en el que pasaron ese tipo de cosas, y todo fue gracias a personas que se cruzan en nuestras vidas y que, aunque no se queden para siempre, te marcan con su sello de identidad personal y sientes esa necesidad de conocer algo más sobre esos ‘tsunamis’.

A qué viene toda esta parafernalia ‘sentimentaloide’ os preguntareis (Sí, habéis descubierto que soy mucho de sacarme palabras de la manga que deberían ser aceptadas por la RAE en el apartado de ‘jergas populares’). Pues bien, ayer viernes llegaron a nuestras vidas de forma oficial y ‘desvirtualizada’ cuatro personas que nos han dado otra vuelta de tuerca a este proyecto en el que estamos involucrados. Las tres primeras (no por ello el cuarto en discordia es el menos importante) son mujeres que van a intentar exprimir todo lo que llevamos dentro durante los meses que nos quedan de curso.

Jane, a partir de ahora la loca del reggaetón (siempre desde el cariño), Noemí, la amiga del mundo de nacimiento, y Miriam, una chica aún por descubrir. Entres las tres, ayer fueron sacando lo mejor de cada uno y nos dieron pie a poder relacionarnos de forma distinta entre nosotros, el cada vez más popular Grupo Talentum. Una labor que, a priori puede parecer sencilla pero que, puestas en faena vieron la necesidad de subirse a una mesa, como si de una tarima de discoteca se tratase, para dirigir el cotarro.

Gran labor y grandes dosis de luz las que arrojaron sobre todos en una intensa jornada de trabajo a través de dinámicas más que interesantes de las que, personalmente me llevo esa ilusión por seguir afrontando nuevos retos que van llegando a tu vida y  ese ejercicio de personificar nuestro miedo y charlar con él para conocerlo mejor.

Sin embargo, si creíamos que ese aluvión de emociones había llegado a su fin, estábamos muy equivocados. Tras el mediodía fuimos a un encuentro en Campus Madrid con un violinista (el cuarto en discordia) que, por caprichos del destino, decidió dar un cambio de sentido en su profesión y acabó entre complicados desarrollos y algoritmos. Un claro ejemplo de superación personal del que fuimos testigos en una reunión de amigos con la que dimos por finalizado el día.

Tras todos estos momentos, hoy me levanto con esa resaca de sentimientos. Ahora toca procesarlos todos para asimilarlos y llevarlos a la práctica en mi vida diaria. Espero que el día de mañana pueda seguir mirándome en espejos como los de estas personas para seguir avanzando en esta carrera de fondo por darle sentido a mi vida profesional.

Periodista Reprogramado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: